Contacto

Aldeas de Senegal

La escasez del agua potable en muchos de estos países hace especialmente difícil el desarrollo de los niños. Hoy, desde aquí, desde su Aldea Gallega, Aldeas Infantiles SOS y Fontecelta, S.A. quieren responder a las señales que nos llegan desde Senegal, concretamente en Kaolack y Louga.

Kaolack se encuentra en la provincia más calurosa y más densamente poblada de Senegal. Louga también está situada en una región muy seca y especialmente calurosa, de poca vegetación y que sufre el imparable avance del desierto del Sáhara. Ambas aldeas registran un alto índice de pobreza, castigadas por el clima, la escasez de agua potable y las graves consecuencias que esto conlleva para el desarrollo de sus comunidades, necesitan más que nunca de nuestra colaboración. Porque si no hay agua, no hay vida.

Queremos actuar como vaso comunicante para hacer que el agua, muchas veces malgastada en nuestra tierra, llegue a los lugares que no la tienen, lugares donde su escasez causa la muerte de muchas personas y donde nuestra agua puede salvar muchas vidas. 1.100 millones de habitantes del planeta todavía están obligados a abastecerse de agua en fuentes poco seguras. La tasa de cobertura de agua potable en África subsahariana es una de las más bajas con el 58%.

2.600 millones de personas carecen de saneamiento mejorado. También corresponde a África subsahariana una de las tasas más altas.

La escasez del agua potable en muchos de estos países hace especialmente difícil el desarrollo de los niños. Hoy, desde aquí, desde su Aldea Gallega, Aldeas Infantiles SOS y Fontecelta, S.A. quieren responder a las señales que nos llegan desde Senegal, concretamente en Kaolack y Louga.

Kaolack se encuentra en la provincia más calurosa y más densamente poblada de Senegal. Louga también está situada en una región muy seca y especialmente calurosa, de poca vegetación y que sufre el imparable avance del desierto del Sáhara. Ambas aldeas registran un alto índice de pobreza, castigadas por el clima, la escasez de agua potable y las graves consecuencias que esto conlleva para el desarrollo de sus comunidades, necesitan más que nunca de nuestra colaboración. Porque si no hay agua, no hay vida.

Queremos actuar como vaso comunicante para hacer que el agua, muchas veces malgastada en nuestra tierra, llegue a los lugares que no la tienen, lugares donde su escasez causa la muerte de muchas personas y donde nuestra agua puede salvar muchas vidas. 1.100 millones de habitantes del planeta todavía están obligados a abastecerse de agua en fuentes poco seguras. La tasa de cobertura de agua potable en África subsahariana es una de las más bajas con el 58%.

2.600 millones de personas carecen de saneamiento mejorado. También corresponde a África subsahariana una de las tasas más altas.