Contacto

Para tus hijos

A medida que los niños crecen, su actividad física aumenta. El cuerpo del niño consume mucha energía y multiplica el consumo de agua corporal. Para evitar el cansancio y falta de concentración es necesario compensar la pérdida corporal con agua. El hábito de beberla tiene que formar parte de su rutina. El niño debe saber que es la bebida ideal para acompañar las comidas, apagar la sed y que las bebidas azucaradas o con cafeína no son sustitutivas del agua.

A medida que los niños crecen, su actividad física aumenta. El cuerpo del niño consume mucha energía y multiplica el consumo de agua corporal. Para evitar el cansancio y falta de concentración es necesario compensar la pérdida corporal con agua. El hábito de beberla tiene que formar parte de su rutina. El niño debe saber que es la bebida ideal para acompañar las comidas, apagar la sed y que las bebidas azucaradas o con cafeína no son sustitutivas del agua.